TC y RMN para la evaluación de enfermedades y lesiones quísticas renales

Vol. II – Nº 1

Referencia

Cecil G. Wood III, MD; LeRoy J. Stromberg III, MD; Carla B. Harmath, MD; Jeanne M. Horowitz, MD; Chun Feng, MD; Nancy A. Hammond, MD; David D. Casalino, MD; Lori Goodhartz,MD; Frank H. Miller, MD;
Paul Nikolaidis, MD. “CT and MR Imaging for Evaluation of Cystic Renal Lesions and Diseases”. Radiographics 2015; 35: 125-141.

Las lesiones renales quísticas se encuentran, habitualmente, durante la evaluación imagenológica de la cavidad abdominal. A pesar de que la mayoría de las lesiones observadas son quistes renales simples, es frecuente encontrar otras entidades como quistes complejos, enfermedades quísticas infecciosas o enfermedad renal poliquística.

Existen numerosos diagnósticos diferenciales para las lesiones quísticas complejas, y si bien la clasificación de Bosniak nos provee de información muy útil al momento de la categorización y el manejo de las lesiones renales quísticas, es de gran importancia que el médico radiólogo pueda reconocer las características imagenológicas de lesiones quísticas específicas así como también entender su fisiopatología.
A su vez, las lesiones renales quísticas pueden ser clasificadas como focales, multifocales o infecciosas. Es importante destacar que aquellas patologías que se manifiestan con lesiones focales como el carcinoma renal quístico, el tumor mixto epitelial-estromal renal (MEST), patología recientemente descripta con menos de 100 casos reportados en la literatura, caracterizada por una masa solida-quística compleja que se presenta con mayor frecuencia en mujeres perimenopáusicas alrededor de los 56 años de edad y que se suele asociar a terapia de reemplazo hormonal; o el nefroma quístico, tumor benigno raro que se presenta en niños menores de 4 años o mujeres entre la 4ta y 6ta década de la vida, son difíciles de diferenciar en muchas ocasiones, pero luego de la resección, los criterios para el seguimiento de ellas son distintos.

En cuanto a las lesiones multifocales, estas pueden ser categorizadas como hereditarias o adquiridas. Es en estos casos que el conocimiento de la fisiopatología así como también de las características imagenológicas específicas de cada patología permiten al radiólogo brindar al médico clínico la información necesaria para un adecuado manejo del paciente.

Las entidades adquiridas, como la enfermedad renal glomeruloquística, pequeña imagen quística de disposición cortical subcapsular con riñones de tamaño normal o hiperplásicos; la nefrotoxicidad inducida por litio, riñones de tamaño conservado con múltiples microquistes uniformemente distribuidos tanto en la corteza como en la médula; la enfermedad renal quística adquirida, al menos tres lesiones quísticas de entre 0,5 y 3 cm de diámetro en cada riñón son necesarias para definir el diagnóstico; la displasia renal poliquística, caracterizada por acumulos de quistes renales no comunicados entre sí que reemplazan parcial o totalmente el parénquima; y la enfermedad quística renal localizada, conglomerado unilateral de quistes con áreas de parénquima normal a su alrededor, cuentan con características imagenológicas particulares y presentaciones clínicas determinadas que permiten su diagnóstico definitivo.

Las enfermedades hereditarias, como la enfermedad renal poliquística autosómica dominante, la enfermedad de von Hippel-Lindau y la esclerosis tuberosa, son habitualmente fáciles de diferenciar y cuentan con criterios precisos para el seguimiento de los pacientes.
Finalmente, en relación a las enfermedades infecciosas, estas pueden presentar patrones imagenológicos muy variados, razón por la cual la posibilidad de infección al categorizar patologías renales quísticas no debe ser pasada por alto.
De esta manera, un meticuloso entendimiento del espectro de enfermedades renales quísticas permitirá al radiólogo arribar a diagnósticos más precisos brindando al médico clínico información importante tanto para el tratamiento como así también para el seguimiento del paciente.

Recopilado por Dr. Javier Vilallonga.

Compartir este artículoTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on Facebook

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Verificación de identidad. Complete la operación *