Variantes anatómicas de la vena cava superior (VCS) y de la vena cava inferior (VCI)

Vol. II – Nº 1

Autores
Dra. Marta Kura, Dr. Elier Gómez, Dr. Néstor Rivadeneira, Dr. Javier Vilallonga*.
*Servicio de Ecografía del Hospital Militar Central, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

En esta revisión se presenta el caso de un paciente con duplicación de vena cava inferior con la ayuda de imágenes de tomografía y ecografía Doppler.

Imágenes

Epígrafes

  • Fig. 1. Imagen de tomografía helicoidal de abdomen sin contraste IV corte axial, donde se evidencia una duplicación de vena cava inferior.
  • Fig. 2. Imagen de tomografía helicoidal de abdomen con contraste IV donde se evidencia duplicación de vena cava inferior.
  • Fig. 3. Imagen de ecografía en hemiabdomen sup modo B, corte longitudinal en el cual se evidencia duplicación de vena cava inferior (flechas).
  • Fig. 4. Imagen de ecografía doppler color, en corte longitudinal en el cual se evidencia duplicación de vena cava inferior.
  • Fig. 5. Imagen de ecografía abdominal en corte axial en el que se evidencia el hilo hepático y la vena cava
  • Fig. 6. Imagen de ecografía abdominal donde se evidencia la duplicación de la vena cava y la arteria aorta.

Introducción
La vena cava superior (VCS) y la vena cava inferior (VCI), cuyos nombres derivan etiológicamente del latín cavus, que significa “hueco”, representan estructuras que son poco tenidas en cuenta tanto por médicos clínicos como por radiólogos. Estudiarlas nos proporcionará información fundamental de estados mórbidos que afectan estructuralmente a un organismo.

Objetivos
A partir de un hallazgo incidental, revisar las variantes anatómicas de la VCS y de la VCI, y presentar un caso clínico.

Materiales y métodos
En un paciente con duplicación de la vena cava inferior, utilizaremos las imágenes de tomografía y ecografía Doppler obtenidas en el Hospital Militar Central. Se emplea la tabla de Cobeñas (1) que cita la cantidad y los porcentajes de variantes vasculares torácicas y abdominales, y también la de anomalías de Nandy y Blair (2).
Se presenta una mujer de 83 años de edad con múltiples antecedentes mórbidos, la que ingresa al hospital por disnea clase funcional, derrame pleural con colocación de tubo de avenamiento, síndrome anémico e inestabilidad hemodinámica.
Se realiza tomografía helicoidal de tórax y abdomen, donde, en forma incidental, muestran una imagen de densidad igual y de las mismas características de la vena cava abdominal, al mismo nivel de esta (Fig.1, 2, 3 y 4).
Se solicita un Doppler-color abdominal, confirmándose el diagnóstico de duplicación de la vena cava inferior.

Desarrollo y discusión del tema
La Tabla 1 muestra los resultados del estudio de 3.586 tomografías helicoidales de abdomen y tórax reportados por Cobeñas1, en los cuales se encontraron 23 casos de variantes vasculares anómalas, un 0,64% de los pacientes.
Las anomalías torácicas fueron cinco en total: un arco aórtico derecho (AAD), dos arterias subclavias derechas aberrantes, una vena cava superior (VCS) izquierda y una vena subclavia izquierda aberrante.
Las anomalías abdominales fueron 18 en total: cuatro venas cavas inferiores (VCI) izquierdas, tres venas renales dobles, tres venas renales izquierdas circumaórticas, cuatro venas renales izquierdas retroaórticas, una VCI doble, una vena suprahepática accesoria y dos interrupciones de la VCI con continuación en ácigos/hemiácigos.

Anomalía de la VCS
La anomalía sistémica más frecuente se produce cuando una VCS persistente drena en la aurícula derecha a través del orificio, aumentando el tamaño del seno coronario.
Nandy y Blair (2) clasifican las anomalías en cuatro categorías:
1. Situación normal.
2. Persistencia de la VCS izquierda con diámetro similar al de la VCS derecha.
3. Persistencia parcial (con diámetro estrecho).
4. Persistencia de la VCS izquierda y obliteración de la derecha (1).

Anomalías de la VCI
La lesión más frecuente de la VCI es la interrupción de su curso abdominal, con drenaje al corazón a través del sistema venoso de la ácigos o hemiácigos.
De acuerdo con el nivel de desarrollo, las anomalías de la VCI pueden ser divididas en tres tipos:
1. Del segmento infrarrenal.
2. Del segmento renal.
3. Del segmento suprarrenal.

Conclusión
Las anomalías de la vena cava superior e inferior son hallazgos incidentales y poco comunes, siendo la más frecuente la vena cava inferior de localización izquierda en un 17% y la duplicación en un 4,5%. La TAC computarizada con contraste endovenoso es el patrón gold estándar para su diagnóstico.

Variantes anatómicas vasculares N %
Torácica 5 22,5%
AAD 1 4,5%
A. subclavia derecha aberrante 2 9%
A. subclavia izquierda aberrante 1 4,5%
VCS izquierda 1 4,5%
Abdominales 18 77,5%
VCI izquierda 4 17%
Vena renal doble 3 13%
Vena renal circumaórtica 4 17%
Vena renal retroaórtica 4 17%
Vena suprahepática accesoria 1 4,5%
Continuación de ácigos con VCI 1 4,5%
VCI doble 1 4,5%

Bibliografía

  1. Dr. Ricardo Cobeñas. Rev. Argent. Radiología Vol. 77 N°1. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Septiembre 2012.
  2. Dr. Nandy y Blair. Rev. Mexicana de Angiología Vol. 38 N°1. Enero-Marzo 2010. pp 19-29.
Compartir este artículoTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on Facebook

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Verificación de identidad. Complete la operación *