Sleeve Gastrectomía: El rol del radiólogo en el estudio postoperatorio

Vol. I – Nº 1

Referencia
C. Chivot, B. Robert, N. Lafaye, D. Fuks, D. Abdennaceur, P. Verhaehge, J-M. Regimbeau, T. Yzet. – Journal Radiologie (2013) 94,  835-846, Francia

Resumen

La obesidad se ha transformado en el mundo moderno en una verdadera epidemia que afecta a todas las naciones sin diferencias sociales. Según señalan los autores esta patología crónica es responsable de 300 mil muertes al año en los EEUU. En Francia el 31,5 % de los adultos padece de sobrepeso y el 14,5% es obeso.
En los últimos años la cirugía variática está produciendo un cambio radical tanto en la reducción significativa y durable del peso como la sobrevida y corrección de todo tipo de trastornos orgánicos. Las intervenciones realizadas más a menudo son el anillo gástrico y el bypass gástrico, sin embargo la más reciente gastrectomía vertical laparoscópica (esleeve gastrectomy) se emplea en forma creciente en razón de su simplicidad relativa y menor riesgo operatorio. Los radiólogos deben estar informados de la técnica quirúrgica, de las complicaciones anatómicas e implicarse en ellas por medio de gestos intervencionistas. 

Técnicas quirúrgicas y posoperatorio normales

La SG consiste en una resección vertical que engloba la gran curvatura gástrica. Previamente se introduce una baugia de calibración a lo largo de la pequeña curvatura hasta el canal del píloro y el bulbo duodenal para evitar la estenosis y lograr un tubo gástrico estrecho. La gran curvatura incluyendo el fundus, la mayor parte del cuerpo y del antro pilórico es resecada. Una prueba con azul de metileno a través de una zonda naso-gasogástrica verifica ausencia de fuga.

A las 24 o 48horas un tránsito esófago-gastroduodenal confirma la ausencia de fuga sobre la línea de agrafes de sutura  antes de retirar la zonda y el comienzo de alimentación oral.  En la institución de los autores se comprueba con la ingestión de 250 ml de contraste idrosoluble con una serie de imágenes en secuencia rápida y diversas incidencias y posiciones para descartar la regularidad del pasaje alrededor de la zonda naso-gastrica y la ausencia de fugas.

La tomografía computada se realiza si se sospecha complicación. Los cortes sin contraste buscan una hemorragia y la introducción oral de productos de contraste estudian fuga o fistula y una serie con contraste endovenoso inyectado trata de descartar un abseso.

Complicaciones.

Según los autores la literatura afirma que la taza de complicaciones está comprendida entre 0  y 24% y una tasa de mortalidad de 0,1% a + – 0,3%.

 Fugas

Se observa una fuga pos-operatoria en la parte alta de la gotera 1,3% y en la parte baja en el 0,5% de los casos, pudiendo ser de causa mecánica o técnica (primeras 48 horas). O causas isquémicas (tensión cicatrización demorada para las fugas que aparecen a los cinco a siete días después de la cirugía) se localizan preferentemente en la unión esófago-gástrica creando una comunicación con la retrocavidad de los epiplones y espacio sufrénico izquierdo en caso de fuerte sospecha clínica de fuga. Aún con estudio esófago-gastroduodenal normal se realiza la tomografía computada para buscar otras complicaciones como absesos y las fístulas. Las fístulas son comunicaciones anormales entre el estomago y la piel u otro órgano.
La tomografía computada descubre absesos mediastinales pulmonales y sufrénicos.

 Hemorragias Hematomas

Principalmente por sangrado sobre la línea de agrafes. En tomografía computada el hematoma tiene valores de atenuación elevados en el estado agudo (40 a 60 Uh).

 Dilatación gástrica

Por creación de una bolsa demasiado ancha en fase inicial de la intervención. Los pacientes pueden presentar una recuperación anormal del peso y el tránsito esófago-gástrico muestra un estómago en goteras sin estenosis.

 Estenosis gástrica

La radioscopia muestra un estrechamiento responsable de la dilatación y retraso en el vaciamiento del medio de contraste.

 Traumatismos esplénicos

Productores del infarto esplénico por lesión de ramas arteriales esplénicas  por infarto debido a oclusión de bazos cortos.

La tomografía computada muestra una hipodensidad triangular a base periférica, también se observa una hipo-densidad en dientes de sierra, correspondiente a una laceración del bazo.

 Complicaciones de la pared

La vía laparoscópica aporta complicaciones de la pared ya conocidas como bullas aéreas, lesiones inflamatorias en el trayecto del trocard. El diagnóstico de infecciones es orientado por la tomografía computada, así como el diagnóstico de Hernia de Richter.

Conclusión
El aumento en el uso de la técnica descripta obliga a la exploración de los aspectos pos-operatorios normales y patológicos el transito esófago-gastro-duodenal es el examen de elección sin embargo la tomografía computada utilizada en un segundo tiempo podrá, no solamente diagnosticar otras complicaciones, sino participar de la estrategia terapéutica.

Recopilado por :  A. Saubidet /  Centro Radiológico de Quilmes S.A., Alem 475, CP (1878), Quilmes.

Compartir este artículoTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on Facebook

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Verificación de identidad. Complete la operación *