Hallazgos clínicos y por imágenes en el tórax

Vol. I – Nº 3

Referencia

Shinn-Huey S. Chou, MD; Somnath J. Prabhu, MD; Kristina Crothers, MD; Eric J. Stern, MD; J. David Godwin, MD; Sudhakar N. Pipavath, MD. “Thoracic Diseases Associated with HIV Infection in the Era of Antiretroviral Therapy: Clinical and Imaging Findings”. Radiographics (2014) Vol. 34, No 4, 895-909.

Asociados con la infección por VIH en la era de la terapia antirretroviral

Considerada la plaga moderna, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y el síndrome de inmunodeficiencia humada adquirida (SIDA) se han convertido en un problema de salud mundial. Sin embargo la aparición de la terapia antirretroviral (TAR) ha causado una drástica reducción en la mortalidad de estos pacientes aumentando su expectativa de vida.

Los pacientes infectados con el VIH tienen un estado inflamatorio crónico que parece acelerar el proceso de envejecimiento y pueden sufrir enfermedades relacionadas o no con el VIH, la TAR y el envejecimiento, siendo el sistema respiratorio uno de los principales en ser afectados.

La TAR ha convertido la infección por VIH en una enfermedad crónica compleja, cambiando el espectro de las enfermedades torácicas relacionadas con el VIH.

La neumonía bacteriana

La neumonía bacteriana es 10 a 25 veces más frecuente en pacientes con VIH que en la  población general, siendo la neumonía bacteriana recurrente una entidad definitoria de SIDA. Sin embargo las características clínicas son similares (tos, fiebre, escalofrío, dolor torácico pleurítico y disnea), solo diferenciándose en que los pacientes con VIH tienen mayor progresión de la enfermedad y bacteriemias. El streptococcus pneumoniae es el principal patógeno causante de neumonía adquirida en comunidad en pacientes con VIH y población general, mientras que el aureus y la pseudomonas aureginosa son los principales responsables de las neumonías nosocomiales en pacientes con VIH. Los hallazgos de imágenes son similares entre pacientes no infectados y pacientes infectados, con algunas excepciones.

Micobacterium tuberculoso

El riesgo de desarrollar tuberculosis es 50 veces mayor en un paciente infectado con VIH que en una persona promedio. Por otra parte la tuberculosis resistente al tratamiento es más común en pacientes con VIH que en personas no infectadas.

Los patrones de imagen de la TBC en pacientes con VIH varían dependiendo del recuento de los linfocitos CD4: por encima de 200 células hay hallazgos clásicos de consolidación pulmonar superior y nódulos que pueden cavitar, en un recuento de CD4 de 50 a 200 células se puede ver linfadenopatia mediastinal con realce en anillo y también un patrón de TBC miliar, por debajo de 50 células los hallazgos no son específicos (consolidación, derrame pleural, patrón vidrio esmerilado, etc.).

Neoplasias malignas

El VIH y el SIDA predisponen al paciente  a padecer ciertos tumores malignos, principalmente el sarcoma de Kaposi y el linfoma no Hodgkin, sin embargo la TAR ha disminuido su incidencia. Por el contrario, entidades no asociadas como el cáncer de pulmón primario y el linfoma Hodgkin se han relacionado últimamente a pacientes infectados con VIH que reciben TAR.

La infección por VIH estadísticamente se ha relacionado como un factor de riesgo para producir cáncer de pulmón, pero su mecanismo todavía no está definido, el subtipo más común es el adenocarcinoma y los hallazgos de imágenes son iguales que en los pacientes no infectados por VIH.

El linfoma Hodgkin está ligado fuertemente al virus del Epstein-Barr, y se ha incrementado con el uso de la TAR, es 14 veces más común en individuos con VIH que en población general, se caracteriza por fiebre, pérdida de peso, adenopatías múltiples habitualmente del mediastino.

Enfermedades relacionadas con el virus herpes humano tipo 8 (HHV-8)

El sarcoma de Kaposi es la neoplasia asociada al SIDA más común en todo el mundo, la imagen clásica pulmonar es la consolidación peribroncovascular en forma de llamas, asociada o no a nódulos pulmonares mal definidos.

La enfermedad de Castleman multicéntrica está asociada al HHV- 8, pero es menos frecuente que el sarcoma de Kaposi, es un trastorno linfoproliferativo con dos tipos principales histológicos (hialino-vascular y plasma), suelen cursar con fiebre, pérdida de peso, linfadenopatias múltiples, síntomas respiratorios, derrame pleural, entre otros, como hallazgos de imágenes puede presentar nódulos centrolobulillares, ensanchamiento del mediastino y derrame pleural, diagnóstico por biopsia de ganglio.

El síndrome de citoquina inflamatoria y el linfoma de efusión primario son más infrecuentes en su presentación.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Dado el aumento de las tasas de tabaquismo entre los pacientes infectados con VIH, el EPOC y otras enfermedades relacionadas con el tabaco se han convertido en una causa importante de  morbilidad y mortalidad, en población adulta mayor infectada con VIH; como factor de riesgo independiente su patogenia no es clara.

Los hallazgos de la TC son típicos e incluyen enfisema, bullas, atrapamiento de aire, quiste y   ocasionalmente neumotórax.

Hipertensión arterial pulmonar

La hipertensión arterial pulmonar (HAP) se define como una presión arterial pulmonar media mayor a 25 mmHg, con una presión en cuña pulmonar normal de 15 mmHg o menos en un cateterismo cardíaco derecho, los pacientes infectados con VIH tienen 25 veces mayor probabilidad de tener una HAP, siendo mayor en hombres. Los pacientes tienden a ser asintomáticos, y la disnea de esfuerzo es el primer y principal síntoma.

La radiografía de tórax suele ser normal, en la TC podemos ver cardiomegalia, ensanchamiento de la arteria pulmonar e hipertrofia de cavidades derechas.

Neumonía intersticial linfocítica (NIL)

Es una enfermedad asociada al virus del Epstein-Barr, siendo más común en niños menores de 13 años infectados con VIH e infrecuente en adultos. Clínicamente presentan síntomas respiratorios o constitucionales no específicos o son asintomáticos.

Se diagnostica con biopsia transbronquial o pulmonar a cielo abierto; los hallazgos pulmonares incluyen patrón vidrio esmerilado, nódulos subpleurales, engrosamiento interlobular septal, quistes de paredes finas, etc.

Quiste tímico multilocular (MTC)

Son más comunes en niños infectados con VIH, histológicamente se asemejan a quistes linfoepiteliales en las glándulas parótidas, los hallazgos de imágenes muestran una masa mediastínica anterior quística en la TC y alta intensidad en secuencia T2 de RMN con septos y multiloculada.

Conclusión

La introducción de la terapia antirretroviral ha transformado los datos demográficos de los pacientes infectados por VIH y el espectro de las enfermedades torácicas, convirtiendo la infección por VIH en una enfermedad crónica. Complicaciones asociadas a la evolución de la enfermedad y la TAR han producido unas nuevas patologías relacionadas, como la neumonía bacteriana, MTC, EPOC, neoplasias malignas, hipertensión arterial pulmonar, HHV-8, NIL, entre otras.

Recopilado por Dr. Néstor Rivadeneira.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Verificación de identidad. Complete la operación *