Diagnóstico por imágenes en enfermedades pulmonares ocupacionales

Vol. I – Nº 2

Referencia
Christian W. Cox, MD; Cecile S. Rose, MD; David A. Lynch, MB. “Diagnóstico por imágenes en enfermedades pulmonares ocupacionales”. Estados Unidos / Radiology (2014) Volume 270, Number 3: 681-693.

El desafío del diagnóstico de aquellas enfermedades pulmonares que son consecuencia de determinadas actividades laborales radica en el poder lograr un acercamiento integrador en cuanto a los hallazgos imagenológicos, el tiempo, el tipo y la severidad de la exposición a un determinado agente.

El médico radiólogo debe entender el espectro de posibles patrones imagenológicos propios de diferentes enfermedades ocupacionales así como también debe ser capaz de reconocer nuevos factores de riesgo descriptos recientemente y que se asocian al advenimiento de nuevas prácticas industriales.

A pesar de sus limitaciones, la radiología convencional sigue siendo el método de elección para el diagnóstico y el monitoreo de estas patologías, a menudo en conjunto con los sistemas de clasificación de la Organización Internacional del Trabajo (International Labor Organization). A su vez, la tomografía computada (TC) permite un estudio más específico de la morfología de las lesiones propias de estas patologías ocupacionales.

Evaluación clínica

Una historia clínica detallada en cuanto a los antecedentes médicos, como también al tiempo y severidad de la exposición es la base fundamental del diagnóstico de cualquiera de estas patologías. En cuanto a los hallazgos en la evaluación clínica, son no específicos y frecuentemente se manifiestan en etapas avanzadas de la enfermedad.

Dependiendo de cuál sea el agente causal, los estudios de laboratorio podrán ser útiles para distinguir entre patologías de origen ocupacional de otras como lo son las autoinmunes o aquellas incluidas en los diagnósticos diferenciales.

A su vez, el estudio de la función respiratoria de estos pacientes es de vital importancia para determinar la fisiopatología de la enfermedad, la severidad, el manejo, la respuesta al tratamiento y su pronóstico.

A pesar de todo esto, si el diagnóstico permanece incierto se puede optar por la biopsia pulmonar, que adquiere particular importancia en aquellas patologías ocupacionales de manifestación granulomatosa como es el caso de la beriliosis pulmonar crónica.

Diagnóstico por imágenes

La radiología de tórax convencional sigue siendo el método de elección para el tamizaje de estas patologías, en especial de la neumoconiosis. Esto es, debido a su bajo costo, bajo nivel de radiación y alta disponibilidad.

La TC nos permite identificar lesiones de menor tamaño y posibilita, en esos casos, hacer diagnósticos más tempranamente. A pesar de ello, no existe país que haya adoptado a la TC como método de screening en reemplazo de la radiografía de tórax.

En cuanto al rol del médico radiólogo, con el advenimiento de nuevas prácticas industriales, éste cobra un papel fundamental en el reconocimiento de nuevos patrones imagenológicos propios de estas nuevas entidades a fin de acercar a un diagnóstico. Distinto es lo que ocurre con las patologías ya conocidas en las que los hallazgos por imágenes son confirmatorios.

La TC permite distinguir diferentes patrones propios de cada una de estas enfermedades pudiendo discernir entre distintos diagnósticos diferenciales.

Silicosis

Mineros, trabajadores de la fundición y aquellos que se desempeñan en areneros son afectados mayormente por esta patología, producida por la exposición prolongada al sílice. Si bien ya hace tiempo es conocida, los nuevos casos se relacionan con controles ineficientes en cuanto a la exposición de los trabajadores a este mineral, quienes luego de años de exposición desarrollan nódulos pulmonares centrolobulillares y peri linfáticos típicos, asociados a distintos grados de insuficiencia respiratoria.

Neumoconiosis

Los trabajadores de las minas de carbón desarrollan esta patología. Los hallazgos imagenológicos son similares a los descriptos en la silicosis.

Neumonitis hipersensitiva

Se trata de un grupo de síndromes pulmonares causados por exposición reiterada y posterior sensibilización a una gran variedad de aerosoles orgánicos y algunos antígenos químicos. En este caso, el diagnóstico clínico se ve dificultado debido a la diversa variedad de presentaciones pulmonares así como también a la gran cantidad de posibles causantes, por lo que presentan patrones imagenológicos muy distintos como fibrosis, lesiones nodulares, entre otras.

Beriliosis pulmonar crónica

Se trata de una patología secundaria a la exposición al berilio en trabajadores de cerámicas, industria aeroespacial, energía nuclear y muchas otras. Si bien se trata de una patología muy similar a la neumoconiosis, difiere de esta en que se trata de una hipersensibilidad con manifestaciones granulomatosas a la exposición al berilio. Además, y en este caso, el tiempo de exposición a este agente puede no ser muy prolongado para la manifestación de la enfermedad. Las lesiones características son similares a las de la sarcoidosis.

Conclusión

El médico radiólogo juega un papel fundamental en estas enfermedades, no solo confirmando las sospechas en aquellas que ya hace tiempo se conocen,sino detectando nuevos patrones radiológicos en aquellas patologías ocupacionales emergentes de los últimos años, de modo tal de poder diferenciarlas de otras entidades no relacionadas con las actividades laborales.
Recopilado por Dr. Javier Vilallonga .

Compartir este artículoTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on Facebook

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Verificación de identidad. Complete la operación *